Qué es el branding personal y por qué deberías tenerlo para crecer

branding personal

¡Compártelo!

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Branding personal. ¿Lo has escuchado antes? Es un concepto que se ha extendido en el mundo digital, pero la verdad es que todos tenemos un branding personal en el mundo real. Es quién eres, lo que haces y cómo te perciben los demás. Esto puede ser a nivel personal o profesional. 

¿Qué es el branding personal en internet?  

Tu marca personal está registrada desde el día en que naces. Ser consciente de eso es bastante poderoso. Pero en internet, el branding personal va un poco más allá de tu “zona personal”. Qué transmites, qué comunicas, cómo lo haces y qué publicas en los canales digitales, dependiendo de estos factores, las personas te perciben de una manera u otra. 

Es importante que sepas que si quieres comenzar a trabajar una marca personal dentro de internet, debes verte también como una marca comercial. Actores, artistas y profesionales de todos los sectores trabajan su branding personal en las redes sociales. 

Sí, muchas celebridades son marcas en internet, pero eso no quiere decir que tú no puedas hacerlo. Más aún si eres increíble en algo. No importa si escribes, sabes construir marcas, creas campañas publicitarias o pintas cuadros. Sea cual sea tu especialidad, puedes comenzar a ser conocido en el mundo digital. 

Esa es la gran ventaja de las redes sociales, todos podemos ser reconocidos por algo.  

Los 4 pasos para crear tu branding personal

Antes de lanzarte al ruedo con tu branding personal, es necesario que definas algunos puntos relevantes que te ayudarán a construir una marca exitosa. Estos son los 4 primeros pasos: 

1. Define unos objetivos claros

Uno de los errores más comunes, y sin embargo, de los más dañinos para tu marca. Los objetivos son tan importantes como la base de una construcción. Son los pilares sobre los que debes seguir trabajando los otros factores importantes de tu branding personal. 

Imagina que sales de casa y comienzas a caminar sin rumbo fijo, ¿llegarás al lugar deseado? Pues no, más bien te podrías perder en el camino y terminar viviendo una mala experiencia. 

Definir tus objetivos generales y específicos es la primera tarea que debes terminar. Para lograr eso tal vez debas hacer unas preguntas importantes: 

  • ¿Qué quiero conseguir con mi marca? 
  • ¿A dónde me veo en 5 años? 
  • ¿Me interesan más los contactos o los clientes? 
  • ¿Qué recursos tengo para lograr mis objetivos? 

Hay más preguntas que puedes hacerte. Recuerda que puedes tener decenas de objetivos en mente, pero no significa que todos sean relevantes ahora mismo. Acota y define los 2 o 3 más importantes para ti hoy. Te aseguro que será la manera más rápida de empezar a trabajar una buena estrategia y cumplir cada una de tus metas. 

2. ¿Quién es tu público objetivo? 

El famoso “buyer persona” es el arquetipo de tu cliente ideal. ¿Por qué importa conocerlo? Tu mensaje no puede ser para todas las personas. 

Un contenido que es relevante para tu buyer persona, es el mejor contenido que puedes crear. Recuerda que no creas para ti, sino para tu audiencia. La creación del buyer persona es tan necesaria como hablar de la forma correcta según la situación. ¿Cómo le hablarías a un potencial cliente, o a tu potencial empleador en una entrevista de trabajo? ¿Serías sarcástico o irónico? Pues no.  

Lo mismo sucede en internet, debes saber cómo hablan tus potenciales clientes y usar su mismo tono y estilo de comunicación. 

3. Identifica tu mensaje principal y el tono de comunicación

Esta parte va muy ligada a la anterior, pero hay mucha más tela por cortar. Una guía de estilo puede ser la respuesta para definir este paso tan importante. ¿Qué es una guía de estilo y por qué te puede ayudar? 

Te lo explicamos de forma breve. Con la ayuda de esta herramienta vas a definir cómo transmitir los valores de tu marca en los canales digitales. 

El Tono. Positivos, emotivos, irónicos, serios. Todo depende del tipo de marca y de cómo habla la audiencia. No debe afectar tu reputación, siempre debes tener cuidado.

La dirección. ¿Qué temas hablarás con la audiencia? ¿Cómo lo harás? ¿Cuál es la dirección de la comunicación? Hay que plantear una dirección coherente. 

Temas tabú. ¿Qué no puedes decir? ¿De qué temas sí puedes hablar? ¿Hay palabras prohibidas? Hay que definir esta parte, para dar una mejor dirección al contenido.

Las emociones. ¿Qué vas a transmitir en el mensaje? Nostalgia, felicidad, amor, entre otros. Esto se define en la guía de estilo. 

Los emojis. ¿Qué emojis se identifican con tu branding personal? Muchos  utilizan emojis del mismo color que su branding, así crean una asociación con ese emoji, y su audiencia lo sabe. 

4. Ponle “color y estilo” a tu marca

Toda marca personal debe tener un branding bien definido: colores principales, tipografías,  logo, entre otros elementos gráficos. 

No es una tarea fácil definir esos elementos característicos de tu branding personal. Pero la buena noticia es que no es necesario que tú lo hagas. Podrías contratar un diseñador o un servicio como Virtalio, que por una tarifa fija puedes crear todo tu branding personal, diseño web y hasta videos para tu marca. 

Caso de éxito: Gary Vayner 

Gary Vaynerchuck es un emprendedor muy reconocido en las redes sociales. Ha sido un verdadero ejemplo cuando hablamos de la creación y crecimiento de su branding personal. Sus números lo respaldan: 8,9 millones de seguidores en Instagram, 3 millones en Youtube y 3,6 millones en Facebook. 

Tiene varias marcas exitosas en la red, y un alcance increíble a nivel internacional. Puedes revisar un poco sus perfiles y notarás que el contenido es el pilar más importante de su estrategia. 

Así como él, miles han creado un branding personal exitoso en las redes sociales, y desde cero. ¡Tú también puedes lograrlo! 

¿Deberías tener una branding personal en el mundo digital? 

Una marca personal puede ayudarte a tener un mejor puesto de trabajo, comenzar un emprendimiento y hasta aumentar los clientes de tu negocio. ¿Deberías tener una propia? Estos son sus beneficios para tu crecimiento profesional: 

  1. Te ayuda a captar nuevos clientes en el mundo digital
  2. Te posiciona como experto en tu sector
  3. Aumenta tu prestigio, reconocimiento y notoriedad
  4. Creces sin parar en tu vida profesional
  5. Creas una comunidad fuerte 
  6. Te diferencias del 99,9% de los demás profesionales del sector

Las ventajas son muchas, y los retos aún más. ¿Ya decidiste crecer con tu branding personal? El mejor momento es ahora mismo.

¡Compártelo!

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más desde Nuestro Blog

Abrir en Whatsapp
¿Tienes preguntas?